Información general sobre el oso negro


El Oso Negro de los carnívoros más grandes de América y uno de los representantes más imponentes de la fauna de México. También es un animal muy inteligente y ágil, pudiendo trepar árboles con relativa facilidad, poseen garras fuertes, curvas y cortas adaptadas para excavar, trepar y desgarrar troncos u otros materiales en busca de su alimento. Son longevos, con un promedio de 20 años de edad en vida silvestre.

  • Se cree que alguna vez hubo cerca de dos millones de osos negros merodeando en los bosques templados de Norteamérica. Desgraciadamente, la pérdida de hábitat, y las políticas de exterminio de depredadores de los siglos XIX y XX, han provocado la reducción de sus poblaciones hasta ocupar ahora solo el 30 o 40% de su distribución original. La destrucción de los bosques templados aún es la principal amenaza para la supervivencia de la especie.
  • Por lo general, el Oso Negro es tímido y elusivo y huye al encuentro con los humanos, este comportamiento lo lleva a lo más apartado de las sierras. Sin embargo, la fragmentación de su hábitat junto con factores ambientales como las sequías, modifican la densidad, los patrones de distribución y el comportamiento, ya que la falta de alimento puede provocar reducción en la reproducción, depredación de oseznos y emigración de individuos hacia sitios con mayor disponibilidad de recursos.

Distribución

En México el oso negro habitaba históricamente en la Sierra Madre Occidental (SMOc), desde la frontera norte hasta Nayarit y Zacatecas; en las zonas montañosas de Chihuahua y Coahuila, así como en la Sierra Madre Oriental (SMO), hasta el sur de Nuevo León y Tamaulipas. La situación actual o presencia de oso negro en muchas zonas es desconocida, por lo que se requieren estudios encaminados a este respecto.

En la actualidad las poblaciones en mejor estado se encuentran en las Serranías del Burro, las Reservas del Cañón de Santa Elena y Maderas del Carmen, en Coahuila; así como en el extremo norte de la SMO, de manera particular en el Parque Nacional Cumbres de Monterrey (PNCM), Sierra de Picachos y Cuenca Palo Blanco, en Nuevo León. Existen registros en todos los municipios de la SMO o que colindan con ella, como Santa Catarina, San Pedro, Monterrey, Allende, García, Montemorelos, Rayones, Santiago, así como en Zaragoza, Mina, Bustamante, Lampazos de Naranjo, Sabinas Hidalgo, Villaldama y otros.

Dentro de su gran rango de distribución el oso negro vive en un gran número de hábitats. En México se le encuentra en los bosques de pino, bosque de encino y bosques de pino-encino de las Sierras Madre Occidental y Oriental, así como en zonas mas secas con matorral submontano, xerofilo y chaparral del noreste de Sonora, Chihuahua, Coahuila y norte de Nuevo León. En la porción de la SMO, el oso negro habita en una amplia variedad de climas, de fríos a templados y semiáridos. Se le encuentra normalmente entre los 600 y los 3,400 m de altura

Programa de Acción para la Conservación de la Especie

Programa desarrollado por SEMARNAT y CONANP


Tríptico

Folleto informativo para convivencia con el oso negro


Convervación

Debido al estado actual de sus poblaciones en peligro de extinción y a su gran importancia en los ecosistemas, el oso negro es una de las especies prioritarias para la conservación que habitan al interior del PNCM, Área Natural Protegida de carácter Federal.

Además, el oso negro es considerado como especie “sombrilla”, por que protege indirectamente a otras especies y sus hábitats. Es también una de las especies silvestre mas carismáticas, cuya relación con el hombre ha sufrido muchos altibajos a lo largo del tiempo. Tras haber estado a punto de desaparecer en gran parte del territorio nacional, en la actualidad varias de sus poblaciones están en proceso de recuperación.
ión

En México el oso negro esta bajo protección dentro de la categoría de Peligro de Extinción, de acuerdo a la NOM-059-SEMARNAT-2010. A nivel internacional se coloca a la especie bajo la lupa, al incluirse en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies de Flora y Fauna Silvestres (CITES) como una especie en riesgo, y de igual manera, es una especie cuya conservación es prioritaria para Canadá, Estados Unidos y México de acuerdo a la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA, 2000).

Ecología y comportamiento

La actividad del oso negro es principalmente diurna, activo principalmente durante las primeras horas del día y las ultimas de la tarde, aunque también presenta actividad crepuscular. Son animales solitarios, excepto cuando se reúnen para aparearse y cuando una hembra cuida a sus crías. Solo en sitios con abundancia de alimento o en épocas de estrés por desastres naturales, los osos se pueden reunir en grupos numerosos que se organizan por jerarquías.

Encuentros con el oso

La mejor estrategia para prevenir un conflicto con la especie, es la prevención, pero en caso de acercarse a zonas habitadas, debe solicitarse asistencia profesional por parte de las autoridades: llamar a Protección Civil; SEMARNAT, PROFEPA o Parques y Vida Silvestre de Nuevo León, quienes deberán de estar presentes para determinar cómo se procederá para cada caso en particular. Esto puede tomar dos caminos: el primero es esperar a que los osos se retiren por cuenta propia, o bien, los individuos deben ser aislados y en algunos casos reubicados

Conocimiento y conservación

A través diversos programas, se están desarrollando estudios con el objetivo de generar información prospectiva, que nos permita determinar la presencia del oso negro dentro del PNCM, abarcando aspectos de distribución actual, conocer sus patrones alimenticios y de uso de hábitat, que ayuden a identificar las principales amenazas y requerimientos para su conservación. Una estrategia que está rindiendo frutos es mediante la participación activa de la gente de las comunidades en proyectos de conservación de esta manera se incrementan las capacidades técnicas y obtienen una remuneración económica.